Algunas Recomendaciones para los Visitantes
(III)
Domingo de Ramos - Lunes Santo - Martes Santo - Miércoles Santo


Lo que a continuación expongo es un resumen de aquellos detalles que no debería perderse cada día de la Semana Santa. Está preparado con cierto sentido acomodaticio y sin agobios, para que disfrute. Suponiendo que la visitan por primera vez. También les indico algunos sitios a evitar debido a la cantidad de gente que se acumula. Perdonen si no les aconsejo un itinerario a seguir para ver todas las cofradías de cada día de la Semana Santa. Piense que es una opinión personal y es muy modificable y ampliable. Yo me quedo con la esperanza de que el año próximo vuelvan y hagan, ustedes mismos, sus propios itinerarios.

11.- Domingo de Ramos

    Lo primero que  hay que hacer un día como este es levantarse temprano. La jornada ha de iniciarse con las visitas a los templos desde los que hoy salen cofradías. Lo primero que le llamará la atención será que al entrar en una iglesia, un grupo de jóvenes le intentarán poner un adhesivo (o un alfiler) en la solapa de su chaqueta o camisa a cambio de una pequeñisima aportación completamente voluntaria. Acceda, comience a sentirse sevillano desde este momento. La costumbre del adhesivo sucede todos los días de la Semana Santa por las mañanas; por la tarde generalmente no. No pierda la ocasión de visitar los templos desde donde salen nuestras cofradías. La mayoría de las iglesias contienen una gran cantidad de obras de arte y otras son ellas mismas. En ésta web puede encontrar información sobre todas las iglesias pinchando en cada hermandad en concreto. A pesar de las colas que pueda ver, aguante, y admire tanto las iglesias como los pasos con detenimiento. No pierda la oportunidad de visitar la Parroquia del Salvador (actualmente y hasta el 2008 en obras pero puede acceder a ella, infórmese), la Iglesia de los Terceros, la de San Juan de la Palma y la de San Julian. Son iglesias muy antiguas y están relativamente cercas una de otra. Por cierto si visita esas cuatro iglesias, al llegar a la última recuerde que desde ese precioso y antiguo barrio es quien escribe esto. De todas formas, si puede, visítelas todas.

    Vayan a continuación a descansar que viene una jornada realmente impactante. Aunque las hermandades tengan un estricto orden de paso por la Carrera Oficial (zona adyacente a la Catedral que incluye a la misma y de obligado paso para todas las cofradía, más información aquí) usted no tiene porque seguirlo. En la web puede encontrar información de todas las cofradías con detalles de todo tipo sobre cada una de ellas, así que me van a perdonar si soy parco en detalles.

    Inicio mis consejos indicándoles que si espera a ver entrar La Borriquita, al recogerse la procesión ,se produce un caos de gente para salir de la Plaza del Salvador pues de allí mismo saldrá El Amor una hora después, mezclándose los que vienen de ver entrar La Borriquita con los que llegan a ver salir El Amor. Esto se ha producido hasta el 2003 pues actualmente se encuentra la hermandad del Amor en la Iglesia de la Anunciación. Aunque dicha situación está más descongestionada no quita que exista gran cantidad de público.

Disfrute viendo mejor La Borriquita en la calle Argote de Molina (sitúese arriba de la cuesta) hacia las 18h30 y El Amor en Álvarez Quintero hacia las 24h30. Si viene en plan tranquilo evite la Alfalfa sobre las nueve de la noche. Opte por ver la Sagrada Cena hacia las 17h00 en la calle Laraña (el paso de misterio se aprecia mejor con la luz del día); San Roque por la Plaza de San Ildelfonso hacia las 23h30 y a La Hiniesta salir con todo su barrio en plenitud hacia las 3 de la tarde o al regreso por las estrechas calles de su barrio pasadas la una de la mañana. También observará en algunos periódicos y revistas lo masificado que está la calle Sor Ángela de la Cruz para ver el paso de la cofradía de la Amargura delante del convento de las monjas de las Hermanas de la Cruz. No se lo crea, no es para tanto. Si se pone delante de la puerta para escuchar los rezos de las monjas si, pero si se aleja veinte metros en el sentido de marcha de la cofradía (de las más completas de toda la Semana Santa) podrá verla perfectamente. Esto sucede cerca de la 1 de la madrugada. También puede verla a la salida de la Catedral sobre las 23h00 o en las calles cercanas a San Juan de la Palma momentos después de salir. Hacia la misma hora sobre las 20h30 también puede ver la cofradía de La Paz con cierta tranquilidad bajo el marco incomparable de las murallas del Alcázar por la zona de la Plaza de la Contratación  y además no estará muy lejos de ver a la hermandad de Jesús Despojado por su barrio, por las calles adyacentes a la Plaza del Molviedro donde la hermandad tiene su iglesia. Si puede, retrase ligeramente su cena y vea entrar los pasos de ésta hermandad. Sin duda de las más difíciles de la Semana Santa. No se si con todo lo que le he contado tendrán fuerzas para ir a Triana a ver a La Estrella entra pero saquenlas de donde puedan y acudan a Triana, barrio con especial personalidad, merece la pena. Eso sí, estén allí momentos antes de la 1 de la madrugada y aguarden un par de horas, pero, le repito, merece la pena. Si creen que no aguantarán podrán ver el brillante andar de los pasos por el Puente de Triana hacia las 19h00-19h30 o hacia las 24h30.

12.- Lunes Santo

    Tras el día de ayer no se preocupe si le duele todo al despertar, mañana ya no le dolerá nada. Así andamos todos. Después de desayunar podrá salir a la calle y comprobar que es un lunes normal, laborable, pero distinto. Inicie sus visitas a los templos. Busque la Iglesia de Santiago, San Andrés, San Vicente, Convento de Santa Rosalía y el Museo. En un espacio pequeño de tiempo pueden admirar todos estos templos pues están situados relativamente cercanos. Puede -y debe- visitar también los templos del resto de las cofradías que salen hoy pero quizás desee descansar tras visitar estas iglesias céntricas. Si está con fuerzas, no lo dude, acérquese a Santa Genoveva, a San Gonzalo y a la capilla del Dos de Mayo (ésta última también muy céntrica).

    En el día de hoy pueden verse bien todas las cofradías. Pueden hacerse ustedes mismos un itinerario sin moverse demasiado del centro. Puede iniciar la tarde viendo la hermandad de San Gonzalo en su barrio (tambien lo pueden hacer por la noche), los costaleros llevan el paso de misterio de una manera muy particular, compruémbelo. Eso sí intenten ver salir o entrar la cofradía de Santa Marta, es impresionante. Pueden ver a Vera-Cruz y a Las Penas seguidas una tras otra en la calle Placentines pero demasiada gente y poco silencio le harán perder el gusto. Intenten verlas por separado. Otra de las frases típicas en los libros de los itinerarios es ver a la cofradía del Museo por los Andenes del Ayuntamiento en la Plaza Nueva. Esta muy masificado y les aconsejo que esperen a que eso suceda y vayan a ver la cofradía por la calle Tetúan donde podrán admirar el conjunto de insignias de la hermandad y podrán ver los pasos con total tranquilidad. Sigan al Cristo de la Expiración un trozo de calle y disfruten.
 

13.- Martes Santo
 

    El día de hoy no es especialmente complicado y es fácil ver todas las cofradías con tranquilidad. Aunque, como todos los días, también se producen bullas pero no hay que destacar muchos lugares donde eso suceda. Así que valga la recomendación de algunos lugares para disfrutar de las cofradías. Levántense tempranito y acuda a visitar algunos templos desde donde salen las cofradías hoy. Intente verlos todos pero si no puede no olvide los templos de Omnium Sanctorum (Los Javieres), San Esteban, Parroquia de San Nicolás (La Candelaria) y Parroquia de San Lorenzo (Dulce Nombre). A partir de ahí márchese a la barriada del Cerro del Aguila para ver la cofradía de El Cerro en su propio barrio. Esta es la última cofradía que se ha incorporado a la nómina de hermandades que hacen estación de penitencia a la Catedral (1989). Tome un almuerzo y diríjase a San Esteban, intente tomar un buen sitio y observe la dificilísima salida de los pasos; si está muy apurado de tiempo no se preocupe, procure verla entrar. Van a apreciar el denodado esfuerzo de los costaleros. No muy lejos de San Esteban está San Benito, casi la verá de lejos si ha visto salir San Esteban. Aproveche para verla con detalle: sus tres pasos, su juego de insignias y su barrio. Es buena hora (sobre las 18h30) para tomarse un cafelito y dirigirse al barrio de Santa Cruz. Si, ese que siempre ha escuchado. Instálese cómodamente por la Plaza de la Alianza o la Alcazaba -no hay mucha gente- y  aguarde a ver el transitar de la cofradía de Santa Cruz. Observen el cuidado ambiente que se respira al pasar la cofradía por las estrecheces de tan señera zona. Tampoco ha de andar mucho para ver el paso de la cofradía de Los Estudiantes por la zona del Triunfo o Plaza de la Contratación. El silencio se hará norma cuando pase el impresionante Crucificado del Cristo de la Buena Muerte. Siéntalo. Seguidamente aunque tenga que andar un poco, márchese hacia la Calle Feria y vea la hermandad de Los Javieres, fue la primera hermandad que realizó su estación penitencial incorporando mujeres nazarenas (aunque la Vera+Cruz fue la primera en aprobarlo). El paso del Cristo crucificado iluminado por candelabros no se lo pueden ustedes perder. Llegado a este punto deberían tomarse unas tapas y tomar fuerzas. Pueden entrar en varios bares pues desde la calle Feria a los Jardines de Murillo hay muchos. Precisamente a los Jardines de Murillo nos dirigiremos para ver La Candelaria -no está tan masificado, no se lo crea- finalizando esta larga jornada en el barrio de San Lorenzo viendo a la cofradía del Dulce Nombre con el característico sonido de la Banda de las Cigarreras tras el misterio de "La Bofetá" como también se le conoce en Sevilla.
 

14.- Miércoles Santo

   Cuando hayan llegado a éste día seguro que ya no estarán tan cansados ni tendrán el cuerpo tan dolorido.  Estamos en el ecuador de la Semana Santa. La visita a los templos por la mañana pueden hacerla con total tranquilidad. Admiren especialmente la iglesia de San Bernardo, San Martín, San Vicente y San Pedro, son iglesias realmente antiguas. El Miércoles Santo tampoco es un día conflictivo en cuanto a bullas pero nada más salir a la calle en la tarde de éste día, habrán notado que hay mucha gente más de lo normal. La festividad del Jueves Santo anima a los sevillanos a salir más si cabe y además se incorporan gentes venidas de otros puntos de la geografía española. Con tranquilidad pueden hacerse su propio itinerario pero intenten evitar algunos puntos. Veamos. Desde mi punto de vista plantarse a las ocho de la tarde en el sector Orfila-Javier Lasso de la Vega-Aponte es una locura. Posiblemente verán dos cofradías seguidas pasando por ahí, El Cristo de Burgos, y Los Panaderos; la última saldrá de ahí sobre las nueve de la noche. Es más aconsejable y bonito ver cada una de éstas por separado. Tampoco conviene que vea a La Lanzada en la calle Cervantes por las mismas razones comentadas en el Lunes Santo para Santa Marta. Los pasos grandes no pueden admirarse correctamente en las calles estrechas. Y desde luego procure ver a San Bernardo por el Puente que lleva su nombre y por su barrio, la Sed por Nervión, el Buen Fin por San Lorenzo, El Baratillo al pie del Alcázar, el Cristo de Burgos a la salida de la Catedral y Las Siete Palabras por las calles traseras del Museo la cual impregnará unos toques románticos muy próximos a los de los días venideros y demás estrenará éste año su nuevo recorrido. Vea el impresionante misterio de Los Panaderos de regreso a su capilla cuando pasa por segunda vez por la Campana. Independientemente de la espectacularidad de los costaleros, es un misterio perfectamente estructurado. Las imágenes  están armoniósamente dispuestas en el paso. Trate de seguirlo hacia su capilla pero tenga cuidado no se vaya a meter en una de las bullas más grandes de toda la Semana Santa. Observe la grandísima cantidad de gente que trae delante el paso y la estrechez de la calle Orfila. Otro año con más fuerzas lo intentarán.


 

 

  Estadisticas